top of page

El SSID de las redes inalámbricas



¿Qué es SSID?


El Service Set Identifier (SSID) es un identificador único que se utiliza para nombrar una red inalámbrica (WiFi). Es una cadena de caracteres, como un nombre o un código, que identifica de manera única una red WiFi específica en un área determinada. Cuando buscas redes WiFi disponibles en tu dispositivo, como un teléfono, una computadora portátil o una tablet, verás una lista de SSID que te permite identificar y seleccionar la red a la que deseas conectarte.


El SSID se configura en el router o punto de acceso inalámbrico cuando se establece una red WiFi. A través del SSID, los dispositivos inalámbricos pueden identificar y distinguir entre diferentes redes WiFi en su proximidad. Esto es fundamental para garantizar que un dispositivo se conecte a la red WiFi correcta en caso de que haya varias redes disponibles en un área.


Es importante destacar que el SSID, por sí solo, no proporciona seguridad a una red WiFi. Es simplemente un identificador y no debe considerarse una medida de seguridad efectiva. La seguridad en una red WiFi se logra mediante la configuración de contraseñas seguras, el uso de protocolos de encriptación como WPA2 o WPA3, y otras medidas de seguridad recomendadas por el fabricante del router o punto de acceso inalámbrico.


Origen del SSID


El concepto de Service Set Identifier (SSID) en redes WiFi se originó en la década de 1990, durante el desarrollo y la estandarización de las tecnologías de redes inalámbricas IEEE 802.11. El IEEE 802.11 es un conjunto de estándares para redes locales inalámbricas (WLAN) que especifica cómo funcionan los dispositivos de red, como routers y puntos de acceso inalámbrico, para permitir la comunicación inalámbrica entre dispositivos.


El SSID se introdujo como parte de estos estándares para permitir que los dispositivos inalámbricos identificaran y se conectaran a redes específicas. Inicialmente, el SSID se concibió como una forma de segmentar redes inalámbricas en diferentes áreas geográficas o departamentos en una organización, lo que permitía a los usuarios seleccionar la red a la que deseaban unirse. Esto era útil en entornos empresariales donde múltiples redes inalámbricas podían coexistir en el mismo espacio físico.


Con el tiempo, el SSID evolucionó y se convirtió en un elemento fundamental en la configuración y la seguridad de las redes WiFi. Aunque su propósito original era simplificar la identificación y la conexión a redes, se descubrió que también podía ser utilizado como un componente clave en las medidas de seguridad, como la autenticación y la privacidad de la red.


Hoy en día, el SSID sigue siendo una parte esencial de las redes WiFi y se utiliza ampliamente en hogares, empresas y lugares públicos para identificar y conectar dispositivos a las redes inalámbricas. Su evolución y adaptación a lo largo de los años han contribuido significativamente al crecimiento y la adopción generalizada de las tecnologías WiFi.


¿Cómo se usa el SSID en una red WiFi?


El Service Set Identifier (SSID) se utiliza en una red WiFi como un identificador único para permitir que los dispositivos inalámbricos identifiquen y se conecten a esa red específica. A continuación, se explica cómo se usa el SSID en una red WiFi:


1. Configuración inicial: Cuando se configura un router o un punto de acceso inalámbrico para crear una red WiFi, uno de los pasos clave es asignar un nombre único como el SSID a esa red. Este nombre se elige según las preferencias del propietario de la red.


2. Anunciado a dispositivos: Una vez que la red WiFi está configurada y en funcionamiento, el SSID se anuncia o difunde periódicamente desde el router o el punto de acceso. Esto significa que el SSID se envía a través de ondas de radio para que los dispositivos inalámbricos en el área puedan detectarlo.


3. Búsqueda y conexión: Cuando un dispositivo, como una computadora portátil, un teléfono inteligente o una tablet, busca redes WiFi disponibles, escanea el área en busca de SSID. Cuando encuentra un SSID que coincide con el nombre de la red a la que el usuario desea conectarse, muestra ese nombre en la lista de redes disponibles en el dispositivo.


4. Solicitud de conexión: Una vez que un usuario selecciona el SSID de la red WiFi a la que desea unirse, el dispositivo envía una solicitud de conexión al router o al punto de acceso correspondiente.


5. Contraseña de seguridad: Para completar la conexión, el dispositivo generalmente debe proporcionar la contraseña de seguridad (clave de red) correspondiente a esa red WiFi. Si la contraseña es correcta, el dispositivo se conecta a la red WiFi.


6. Acceso a la red: Una vez conectado, el dispositivo puede acceder a Internet y a otros recursos en la red, siempre y cuando se le haya concedido permiso.


El SSID juega un papel crucial al permitir que los dispositivos inalámbricos identifiquen y seleccionen la red WiFi adecuada para su uso. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque el SSID es una parte importante de la configuración de una red WiFi, no debe considerarse una medida de seguridad por sí solo. La seguridad de una red WiFi se basa principalmente en configuraciones como contraseñas seguras, protocolos de encriptación (como WPA2 o WPA3) y otras medidas de seguridad recomendadas por el fabricante del router o el punto de acceso.


¿Quieres saber más?


Commentaires


bottom of page